Artículos

La Normalización: su perfeccionamiento en el MINAL

Autor del articulo
13 de Marzo de 2019

La normalización (también denominada estandarización) es el proceso de elaborar, aplicar y mejorar las normas que se aplican a distintas actividades científicas, industriales o económicas con el fin de ordenarlas y mejorarlas. Según la ISO (International Organization for Standardization) la normalización es la actividad que tiene por objeto establecer, ante problemas reales o potenciales, disposiciones destinadas a usos comunes y repetidos, con el fin de obtener un nivel de ordenamiento óptimo en un contexto dado, que puede ser tecnológico, político o económico. En la actualidad el concepto de normalización va dirigido a establecer los requisitos que aseguran la aptitud para el uso de un producto o servicio que cumple con un grupo de especificaciones, y ella establece, por tanto, esos requisitos de calidad que han de cumplirse. Sería impensable que el comercio global pueda desarrollarse con productos que no sean compatibles, intercambiables, que no sean seguros, varíen sus requisitos, agredan el medio ambiente; al final habría un perjuicio para los productores, proveedores y sobre todo para los consumidores finales que son los máximos beneficiarios de la normalización. Las normas que promueven la innovación, el desarrollo tecnológico, son un requisito indispensable en el desempeño de los procesos y en las cadenas productivas de bienes y servicios, en el acceso a los mercados así como la seguridad y bienestar de los consumidores. Es por ello que las naciones prestan especial atención al desarrollo de su infraestructura de la calidad. La producción de alimentos también se rige por normas, ya sean las normas cubanas que aprueba la Oficina Nacional de Normalización, las ramales, de las cuales es responsable nuestro organismo y las de empresas que elaboran las entidades productoras de alimentos. Durante varios años esta actividad no ha progresado de manera significativa en la industria alimentaria a pesar de detectarse que las entidades se encuentran trabajando con normas desactualizadas . Es por ello que la Dirección de Calidad y Tecnología se ha trazado la meta de dar un giro a la misma y para ello se crearon por Resolución 149/2016 los 8 Comités Ramales de Normalización en el organismo, estos son: Confitería y productos instantáneos. Conservas de Frutas y Vegetales. Café y Cacao. Cereales legumbres y productos derivados. Pescado y productos pesqueros. Leche y productos lácteos. Carne y productos cárnicos. Bebidas alcohólicas y bebidas no alcohólicas. Estos comités ramales se reúnen de forma bimensual, según la programación del año en curso y cuentan con un programa de revisión de normas, el cual se ha venido cumpliendo de forma sistemática, comenzando la revisión de las normas más importantes en cada rama y los procedimientos de evaluación de la calidad. Además se elaboró la Instrucción M 6/16 para la redacción de las normas ramales y de especificaciones, con el objetivo de que todas tuvieran un mismo formato. Sin embargo, no estamos satisfechos con el trabajo realizado, porque confrontamos problemas con la circulación de las normas y la obtención de los criterios técnicos, además el proceso de revisión es lento. Debemos trabajar para que el proceso de elaboración y revisión de las normas sea dinámico y con la calidad requerida y que las normas ramales se conviertan en una herramienta no solo para proteger la salud de los consumidores, sino para elevar los estándares de los productos cubanos que tanto demanda la población. Fuente: es.wikipedia.org 147 lecturas